Skip to main content

Nadie que se haya perdido en un bosque sale de él como ha entrado…

Muchas veces le miro, sin que él me vea, le observo desde lejos y me pregunto en qué momento entró en el bosque…

En qué preciso día de qué año dejé de sentirle cerca, dejé de notar la naturalidad de nuestras conversaciones, la confianza de nuestras palabras, el silencio lleno de imágenes que nos hacían cómplices

Ahora, en este momento está a mi lado, me sonríe y charla con otros.

Pero no está en realidad

Es un extraño

Y sufro tanto….

Sólo desearía, más que nada, verle feliz..

Pero de verdad..

Sin explicaciones, sin escucharle contando o contándome todos los motivos por los que hace las cosas, todos los libros que lee, todos los sitios a los que va, todos los amigos de los que se rodea..

Sólo desearía, más que nada, poder ver trasparente su mirada, no perderme en el abismo que me oculta, el abismo que no quiere que descubra, el abismo en el que él esta.

También pienso, si en realidad nunca hubo un bosque, si en realidad siempre él fue así, si siempre me ha ocultado su profundo pensamiento para verme feliz a mí …

O si fui yo quien se perdió en el bosque….quizás buscando alargar el tiempo de nuestras confidencias, nuestras ilusiones..

Ahora somos otros, estamos frente a frente, nos queremos, pero somos como dos desconocidos…..