Skip to main content

La mayor parte del tiempo no somos conscientes del poder de comunicarnos con los demás, de saber hasta qué punto transmitimos lo que queremos, lo que pensamos, lo que deseamos.

Ayer estuve en un sitio mágico, me envolvió la sensación de rodearme en armonía con personas desconocidas, en un ambiente de poca luz, oscuridad tenue que me abrazaba.

 Expectante en la ilusión de ver lo que ocurría, de descubrirlo…

Pero era imposible. Cuando estas cerca de un Mago, cualquier cosa que pienses, sientas o vivas, puede no ser cierta y dispararte a otro momento, a otra ciudad, a otro espacio.

Las cartas y el tiempo son protagonistas, baraja de 52 cartas con 52 semanas de tiempo, cuatro palos y  cuatro estaciones y… una hora que se pierde, que buscamos, que dejamos de vivir cada- Último domingo de Marzo.

Suma el mazo 364 puntos, con un comodín como los días del año, más un comodín extra para los años bisiestos, esos años en los que nos regalan un día más,,,,

  Si hiciéramos cuentas, quizá con eso iríamos recuperando la hora que nos quitan,  que se esfuma..

Pero no podía pensar. El sitio, el protagonista, nos miraba y su magia era por “encantamiento”, su poder de abstraernos, su poder sobre nosotros era infinito….nos llevaba en volandas del Tres de Corazones  a aprender la palabra… la palabra  que no  olvido, que se ha clavado en mi…que intento colar en cualquier frase..”vicisitudes”         ¿ Por qué esa palabra? ¿tendrá algún sentido? ¿será un hechizo? ….

Quiero recordar la poesía, el momento en que me habló del valor del tiempo, del propósito, de cómo las cartas traspasan la mesa, de ganar y ver luego cómo todo desaparece, de luchar por volver, por sobrevivir…

Pero estamos todos sumergidos en el encantamiento, su poder es también de evocación y de ese poder surge la Reina de Corazones, sonriendo, abrazándonos..porque todos tenemos una Reina de Corazones que nos protege.

Por un momento, noto a mi lado a la mía, esa oscuridad tenue, me retrotrae a los mejores momentos vividos a su lado y casi puedo besarla antes de que desaparezca.

 Nuestro mago no da tregua…vemos o creemos ver, cómo se transforman todas las cartas.

 Todas son Reinas de Corazones y nos deja sin palabras.

Se aleja unos pasos… y en el silencio sentimos que nos volveremos a encontrar.